revolución

Hay un caso dando vueltas en los medios. Agustín Bustos Fierro pide un millón de dólares para operarse en los Estados Unidos por un problema de salud. Los padres hicieron una campaña enorme con famosos para juntar la plata y a medida que ha crecido el caso apareció un video de la directora del Hospital Garrahan en donde aclara algunas cuestiones respecto de su internación. No voy a aclarar nada sobre la veracidad del pedido, porque este no es un blog de noticas ni de análisis de los medios ni nada.

Pero sí tengo que contar que el caso me hizo acordar a uno similar que se dio en Bahía cuando yo estaba en 3 o 4 grado (hablamos de una época entre el Mundial 86 y el Mundial 90). El tema es que había que juntar plata para que la operación de un pibe (no me puedo acordar del nombre ni de la enfermedad, quizás algún lector bahiense me ayude). El caso estaba en los noticieros, pasaban colectas por las aulas y se generaba una situación de angustia general para lograr el sueño de este pibe. Me acuerdo que me venía una sensación que mezclaba la solidaridad culposa y la muerte. Y la muerte para mi, niño tempranamente ateo, era una sensación de incertidumbre y angustia por momentos insoportable, que por ahí podía arreglarse se le daba unos pesos a este pobre pibe.

Fue durante esa campaña y en uno de esos recreos de juntar plata en donde Maria Marta Zabaloy se rebeló y dijo que la campaña era una pavada. Maria Marta, como su nombre lo indica, era una compañera metida en un envase de adulta, enorme y alta, que se plantó y planteó que si juntaban toda esa plata se podían operar un montón de otros chicos con leucemia (creo que me acordé, era leucemia lo que tenía este pibe).

Eso es la revolución, sentir que alguien se plantaba y decía, ojo que acá puede haber otra cuestión, que se puede pensar de otra manera, que la seño está diciendo una boludez. Me pareció genial esa idea de formar plantarse frente a un hecho instalado, me acuerdo de estar en el aula y sentir eso como una pequeña revolución: la formación del pensamiento propio.

Anuncios

5 comentarios to “revolución”

  1. nanolefou Says:

    Tremendo recuerdo. Inolvidable. Me acuerdo que llevé todos mi ahorros, era bastante plata para mi, un rollito de guita, y lo doné. Pasaban por todas las escuelas. Lo cierto es que el pibe se murió al poco tiempo. Y me acuerdo que me impactó mucho .

  2. Diego Says:

    Gran aporte, nano. Yo a veces estoy seguro que puedo seguir recordando y a veces ya sé que no me va a salir nada más. Este caso es así, no creo poder seguir sumando nuevos datos sobre aquel caso bahiense.

  3. FedEx Says:

    Si mal no recuerdo el pibe se llamaba Nicolás y si, era leucemia, eso me lo acuerdo clarito…
    También recuerdo al padre yendo a buscar la colecta que habíamos hecho en el colegio, y hasta me acuerdo que tenia bigotes y era una papá joven comparado con los mios. Tbn recuerdo, seguramente entre comentarios de mayores que me marcó un poco, fue el dato de que los papás del pibe habían puesto en venta la casa, y casi cuando estaban cerrando negocio, los compradores, al enterarse de que esa transacción era para la operación, se echaron para atrás y no la compraron… y ahi me vienen dos cosas, primero, esa mechita de capaz el comienzo de pensamiento ppio, de no creer q si la cosa sea fue asi realmente, que no podia haber gente tan pelotuda, la otra, se ve que pensar y reflexionar sobre el tema, me hizo prestarle atención a la cara del tipo y ahora acordarme que tenia bigotes negros.

    • Loli Says:

      Cada vez que se hace una campaña como la de estos chicos me acuerdo de Nicolás. Creo que fue 1989, cuando pasaban a la compaña por la tele ponían la música de la película La Misión. Lo conocí a Nicolás y era un nene hermoso, sonriente y divertido para jugar.
      Medio tarde para comentar pero no puedo dejar de pensar en Nicolás…

  4. nanolefou Says:

    Resulta que en estos días hubo un escandalete con el padre de Agustín Bustos Fierro y lo leí en el diario, y volví a recordar este post. Probando en Google, encontré la siguiente info: se llamaba Nicolás Fernández, tenía 5 años y la colecta fue a fines de 1989/ principios de 1990. Lamentablemente falleció, pero la familia donó esa plata recaudada (era para ir a EEUU a hacer un transplante de médula osea) para que se crea AYUDA-LE. Eso no lo sabía ni lo sospechaba: AYUDA-LE nació a partir de la colecta por Nicolás Fernández.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: