fede

El plan era no salir y prepararse para lo que viene pero no, de repente estoy sentado en la mesa de un bar, pidiendo la primera Imperial, que tan rica le sale a Quilmes, mucho mejor que todas las otras que dan resaca. Es una y después otra. Y una picada y después una más. Con tres adentro no te vas a ir a dormir y no, no te vas a dormir nada, así  que ya estás en el taxi rumbo al cumpleaños de un colega. Voy solamente porque la persona que me lleva de invitado me garantiza cierto prestigio: si soy amiga de ella es porque soy del palo. Y como ya tengo tres adentro la parte de la timidez ya está más o menos resuelta.

Llegamos. Lindo y envidiable PH en San Cristóbal, pido ir al baño y es un encanto de baño, la bañera con venecitas. Trato de adaptarme a la situación (no conozco a nadie), ver cómo viene la mano, si se hace un saludo general o uno a cada uno. Es un cumpleaños de treinta y pico, hay algunos hijos jugueteando por ahí y otros directamente ya dormidos. Solo los periodistas arman la ronda y se fuman uno. El de la radio invita y dice que es casero pero yo no, que no quiero, sigo tomando cerveza o fernet (sí, fernet. Hace un rato en la misma ronda dije que fernet no tomaba más y acá me tenés, tomando uno).

El cumpleaños todo bien, chocotorta y festejo, linda noche y linda terraza. Pinta una fiesta una fiesta cerca de ahí y nos vamos un grupete de cinco o seis, caminando por San Cristóbal, vasos de plástico con herencia de la fiesta anterior para llegar entonados a la fiesta que viene. A la fiesta nos lleva la novia del periodista radial, que es una ex ticespor (gloria eterna a aquellos que inventaron ese vocablo y que lo transformaron en un excelente blog deportivo).Es en un palacete sobre la calle Entre Ríos, parece ser la sede del Partido Comunista y la fiesta es por los 90 años de la Fede. Fiesta comunista, esto sí que no me lo esperaba, pero el reggaetón en la entrada me baja un poco la expectativa, parece una fiesta como cualquier otra. En las paredes hay algunas fotos obvias, de Fidel y El Che jovencitos, y de otros que no conozco.

Pagamos y empezamos a entrar en clima. Lo primero que llama la atención es un cartel enorme que dice “Alegría, recreación y materialismo dialéctico”. Yo soy un muchacho de poca militancia (es lo que venimos hablando antes con el periodista radial) y la frase del cartel no me ayuda, me queda lejísimos. Es como poner, Pan, fiambre y cataforesis . Te sigo, te sigo y me quedé afuera, y eso que tengo aprobadito mi CBC en la UBA.

Moda y tendencia, las chicas usan pelo corto y polleras con cosas abajo, nada demasiado diferente a cualquier Universidad de Palermo. Y los chicos todavía más estandarizados, remeras y jeanes, y algunas rastas que quedaron atrás, pero no en toda la cabeza. Extrañamente nadie fuma porro. Cualquiera de mis amigos, empleados de rubros mucho más caretas (bancarios, recursos humanos, arquitectos, contadores) fuman mucho más que todos estos de la fede, un sábado a la noche, festejando los 90 años de la agrupación. Tomarán merca? La del saxo viene tocándose la napia así que puede ser una opción.

Digo la del saxo porque hay una banda, compuesta por diez minas. Permiso, quería invitar al escenario a Jorge Corona para hacer chites sobre la banda. Pasá Jorge, sentíte como en tu casa. Bueno, una banda con diez minas, cómo hacen para ensayar, llegan a juntarse todas, hablan entre ellas, se pelean, se cagan los novios? El comienzo del recital me da la razón, tardan horas en probar sonido y estar seguras de que va bien. Diez minas en total: jodo con uno de los nuevos amigos que me traje de la fiesta (complicidad total, el se ríe de mis chiste y yo de los de él, risa contagiosa y auténtica, adorable, no estás nominado). La joda es la siguiente: la banda son diez minas, faltaría coronar con un onceavo integrante, que sea un equipo de fútbol y que el once sea un traba, lo más alto posible, que toque el bajo ponele, bien colocado y que sea el corazón de la banda. O que cante, eso tiene que hacer, que cante porque la frontman es una tetamanti con poca onda. El traba tiene que cantar y dejarse los pelos de las patas. Hola Inadi, si, acá estoy con Jorgito Corona, es un amigo, después el lo arregla directamente con Morgado, que lo conoce de los pasillos de la tele.

Arranca la banda, tocan un ritmo cumbianchero y va queriendo. Igual las pibas tocan como muy concentradas, todas mirando el instrumento al que le dan y con poca gracia. No es que toquen mal sino que tocan como si estuvieran en una banda de la escuela. No les veo mucho futuro. Están todas buenas, me dice la joven promesa (nota mental, el apodo para joven promesa es JP). Yo lo corrijo y le digo que no es que sean todas lindas, sino que son todas jovencitas. Y me escucho decir la palabra jovencitas y digo chau, si me agarra 678 me lo edita todo pegadito, el jovencitas en repeat continuo y alguna cara de degenerado mía que seguro tiene que haber en el archivo. Me acabo de poner el cartel de pedófilo, para siempre, pero Barone te juro que yo no, que no quise decir eso que ustedes me quieren encajar. Luis, defendéme Luis, si somos del mismo grupo.

Las pibas tocan algunos temas y la monada se prende, la cumbia es verdaderamente popular y lo bailamos todos. Yo vuelvo a hacer algunas bromas sobre los periodistas de Clarín, grito acusando a mis nuevos compañeros como si fueran espías y todos nos reímos un poco, creo que ya estoy repitiendo demasiado ese chiste y si logro darme cuenta de eso es que efectivamente ya lo gasté. Igual periodista radial me mira y me hace un gesto como diciendo que hijo de puta y yo me siento un poco mejor, cada vez más colocado y a tono con la fiesta comunista en la cual logré infiltrarme.

La amiga que me invitó a la fiesta dice que se va a dormir, pero sé que eso es mentira, no se está yendo a dormir. La saludamos y me quedo con mi grupo de nuevos amigos, la estoy pasando bien y la banda suena cada vez mejor, pero ya son las tres de la mañana y en mi cuerpo lo siento como si fueran las seis. Seguimos compartiendo fernet (ayer fue la última vez que tomé fernet) y yo pienso que ya está bien, que no queda mucho más para mirar. Estoy cerca de mi casa así que decido desafiar a la inseguridad y cruzar San Cristóbal a pie. Se me hace un poco más largo de lo que esperaba, y para cruzar la 9 de Julio necesito dos cortes del semáforo.

Anuncios

Una respuesta to “fede”

  1. Baldosafloja Says:

    Lo imposible es haber ido a una fiesta a la que nunca fui. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: