viento

Bajó en Piedras y Estados Unidos y caminó por la vereda más ancha, la que tiene las rejillas en el medio, de cuando era más angosta. Se cruzó con dos chicas que venían hablando y les escuchó decir “no te vi ayer en La Plata”. La frase se le estaba yendo de la cabeza hasta que pasó al lado de dos tipos que fumaban en la entrada de una casa. Uno le dijo al otro “no estabas ayer en la plaza”. En los metros restantes, hasta llegar a Chacabuco, pensó en esa no coincidencia, como si en esos metros de San Telmo los diálogos fueran desarmándose, cambiando letra por letra hasta llegar a otro significado. Llegó a su casa y se detuvo unos segundos en la puerta, a pesar de que ya tenía la llave en sus manos. No llegó a escucharlo, pero en otro caserío del barrio, una señora que preparaba la cena encaró a su marido y empezó a reprocharle que ayer no habían ido ni siquiera un ratito a la playa.

Anuncios

Etiquetas:

6 comentarios to “viento”

  1. Lucia beverini Says:

    estamos solos! jaj

  2. efimera89 Says:

    Tantas ausencias!

  3. Pedro Says:

    Buenísimo.

  4. Sol Says:

    Dale Diego, no seas malo, escribí!

  5. Borja Says:

    Como se quejan las mujeres…

  6. lucia beve Says:

    Es que necesitamos de ustedes borja! ja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: