Archive for the ‘Amigos’ Category

fede

3 abril 2011

El plan era no salir y prepararse para lo que viene pero no, de repente estoy sentado en la mesa de un bar, pidiendo la primera Imperial, que tan rica le sale a Quilmes, mucho mejor que todas las otras que dan resaca. Es una y después otra. Y una picada y después una más. Con tres adentro no te vas a ir a dormir y no, no te vas a dormir nada, así  que ya estás en el taxi rumbo al cumpleaños de un colega. Voy solamente porque la persona que me lleva de invitado me garantiza cierto prestigio: si soy amiga de ella es porque soy del palo. Y como ya tengo tres adentro la parte de la timidez ya está más o menos resuelta.

Llegamos. Lindo y envidiable PH en San Cristóbal, pido ir al baño y es un encanto de baño, la bañera con venecitas. Trato de adaptarme a la situación (no conozco a nadie), ver cómo viene la mano, si se hace un saludo general o uno a cada uno. Es un cumpleaños de treinta y pico, hay algunos hijos jugueteando por ahí y otros directamente ya dormidos. Solo los periodistas arman la ronda y se fuman uno. El de la radio invita y dice que es casero pero yo no, que no quiero, sigo tomando cerveza o fernet (sí, fernet. Hace un rato en la misma ronda dije que fernet no tomaba más y acá me tenés, tomando uno).

El cumpleaños todo bien, chocotorta y festejo, linda noche y linda terraza. Pinta una fiesta una fiesta cerca de ahí y nos vamos un grupete de cinco o seis, caminando por San Cristóbal, vasos de plástico con herencia de la fiesta anterior para llegar entonados a la fiesta que viene. A la fiesta nos lleva la novia del periodista radial, que es una ex ticespor (gloria eterna a aquellos que inventaron ese vocablo y que lo transformaron en un excelente blog deportivo).Es en un palacete sobre la calle Entre Ríos, parece ser la sede del Partido Comunista y la fiesta es por los 90 años de la Fede. Fiesta comunista, esto sí que no me lo esperaba, pero el reggaetón en la entrada me baja un poco la expectativa, parece una fiesta como cualquier otra. En las paredes hay algunas fotos obvias, de Fidel y El Che jovencitos, y de otros que no conozco.

Pagamos y empezamos a entrar en clima. Lo primero que llama la atención es un cartel enorme que dice “Alegría, recreación y materialismo dialéctico”. Yo soy un muchacho de poca militancia (es lo que venimos hablando antes con el periodista radial) y la frase del cartel no me ayuda, me queda lejísimos. Es como poner, Pan, fiambre y cataforesis . Te sigo, te sigo y me quedé afuera, y eso que tengo aprobadito mi CBC en la UBA.

Moda y tendencia, las chicas usan pelo corto y polleras con cosas abajo, nada demasiado diferente a cualquier Universidad de Palermo. Y los chicos todavía más estandarizados, remeras y jeanes, y algunas rastas que quedaron atrás, pero no en toda la cabeza. Extrañamente nadie fuma porro. Cualquiera de mis amigos, empleados de rubros mucho más caretas (bancarios, recursos humanos, arquitectos, contadores) fuman mucho más que todos estos de la fede, un sábado a la noche, festejando los 90 años de la agrupación. Tomarán merca? La del saxo viene tocándose la napia así que puede ser una opción.

Digo la del saxo porque hay una banda, compuesta por diez minas. Permiso, quería invitar al escenario a Jorge Corona para hacer chites sobre la banda. Pasá Jorge, sentíte como en tu casa. Bueno, una banda con diez minas, cómo hacen para ensayar, llegan a juntarse todas, hablan entre ellas, se pelean, se cagan los novios? El comienzo del recital me da la razón, tardan horas en probar sonido y estar seguras de que va bien. Diez minas en total: jodo con uno de los nuevos amigos que me traje de la fiesta (complicidad total, el se ríe de mis chiste y yo de los de él, risa contagiosa y auténtica, adorable, no estás nominado). La joda es la siguiente: la banda son diez minas, faltaría coronar con un onceavo integrante, que sea un equipo de fútbol y que el once sea un traba, lo más alto posible, que toque el bajo ponele, bien colocado y que sea el corazón de la banda. O que cante, eso tiene que hacer, que cante porque la frontman es una tetamanti con poca onda. El traba tiene que cantar y dejarse los pelos de las patas. Hola Inadi, si, acá estoy con Jorgito Corona, es un amigo, después el lo arregla directamente con Morgado, que lo conoce de los pasillos de la tele.

Arranca la banda, tocan un ritmo cumbianchero y va queriendo. Igual las pibas tocan como muy concentradas, todas mirando el instrumento al que le dan y con poca gracia. No es que toquen mal sino que tocan como si estuvieran en una banda de la escuela. No les veo mucho futuro. Están todas buenas, me dice la joven promesa (nota mental, el apodo para joven promesa es JP). Yo lo corrijo y le digo que no es que sean todas lindas, sino que son todas jovencitas. Y me escucho decir la palabra jovencitas y digo chau, si me agarra 678 me lo edita todo pegadito, el jovencitas en repeat continuo y alguna cara de degenerado mía que seguro tiene que haber en el archivo. Me acabo de poner el cartel de pedófilo, para siempre, pero Barone te juro que yo no, que no quise decir eso que ustedes me quieren encajar. Luis, defendéme Luis, si somos del mismo grupo.

Las pibas tocan algunos temas y la monada se prende, la cumbia es verdaderamente popular y lo bailamos todos. Yo vuelvo a hacer algunas bromas sobre los periodistas de Clarín, grito acusando a mis nuevos compañeros como si fueran espías y todos nos reímos un poco, creo que ya estoy repitiendo demasiado ese chiste y si logro darme cuenta de eso es que efectivamente ya lo gasté. Igual periodista radial me mira y me hace un gesto como diciendo que hijo de puta y yo me siento un poco mejor, cada vez más colocado y a tono con la fiesta comunista en la cual logré infiltrarme.

La amiga que me invitó a la fiesta dice que se va a dormir, pero sé que eso es mentira, no se está yendo a dormir. La saludamos y me quedo con mi grupo de nuevos amigos, la estoy pasando bien y la banda suena cada vez mejor, pero ya son las tres de la mañana y en mi cuerpo lo siento como si fueran las seis. Seguimos compartiendo fernet (ayer fue la última vez que tomé fernet) y yo pienso que ya está bien, que no queda mucho más para mirar. Estoy cerca de mi casa así que decido desafiar a la inseguridad y cruzar San Cristóbal a pie. Se me hace un poco más largo de lo que esperaba, y para cruzar la 9 de Julio necesito dos cortes del semáforo.

paul

12 noviembre 2010

Cada uno de los 45 mil que estamos en River lo vemos en un tamaño diferente. Para mi Paul es apenas una falange, aunque las pantallas me lo devuelven con una nitidez total (por ejemplo, alcanzo a percibir la textura de su camisa, que debe costar más o menos lo mismo que el precio de la entrada en primera fila). Para los que están en el vip (la mayoría famosos o tipos que tienen la guita suficiente como para pagarse un viaje y ver a Paul en el Madison Square Garden) el show viene siendo un poco más entretenido, le gritan cosas y él responde, hay más química aunque la cosa está lejos de ser un pogo hecho y derecho.

Pero cuando el tipo se queda solo en el escenario y toca Blackbird con su guitarra, el show se vuelve para todos el mismo. De repente la escena que vemos de Buenos Aires es hermosa: hace frío pero al menos hay una luna bastante decente, y algunos edificios asoman por encima de la tercera bandeja. Por allá está el tipo falange que canta una estrofa que no sabemos muy bien que quiere decir, pero hace que Lala apoye su cabeza contra el hombro de Antonio, como si volvieran a ser novios, y así por miles, en el vip o donde sea. Blackbird singing in the death of night son apenas dos minutitos que nos dejan blanditos para cuando Paul anuncia que va a cantar una canción que hizo para John. Entonces arranca Here Today, y cuando dice la frase “if you were here today” pienso primero en John, obviamente, y después en la muerte, porqué la muerte y porqué hay tipos como Mark David Chapman, en todas las personas que ya no están, y en los que están a seicientos y pico de kilómetros, siempre en el corazón.  Así, mientras el tipo sigue cantando su canción y  la noche sigue siendo hermosa, inolvidable.

borja

21 abril 2010

Un Ford Fiesta blanco fue lo único positivo que le quedó a mi amigo el Borja luego de una serie de tragedias personales. Después de esos ingratos sucesos, volvimos a vernos con más frecuencia (eso también podría considerarse algo positivo).  Corría el año 98  y por esa época, salir a dar vueltas en el CCA 154 (esa era la patente) era lo que hacíamos casi todas las tardes. Hacíamos 80 o 100 kilometros por la ciudad. No me acuerdo si la nafta era cara o barata, pero en realidad lo importante era perder el tiempo, gastar de a poco el tanque de combustible y contaminar la tarde todo lo que pudiéramos. Ibamos a Palihue y a los otros barrios chetos de Bahía, y pasábamos por la casa de las minas que nos gustaban. Eso era coger para nosotros: pasar por la puerta de la casa y hablar del culo de ésta o de las tetas de aquella. Una forma de hablar que nunca pude repetir en mi vida, con una transmisión casi en simultáneo de mis palabras dentro de mi cabeza, como si el cerebro funcionara como un proyector y la parte interna de mi frente fuera la pantalla en donde se reproducían las imágenes.

En el auto escuchábamos la música que provenía de esas cajitas plásticas con cinta en su interior, que en el siglo pasado eran conocidas como cassettes (con doble ese y doble t). El Borja es hijo único y yo no tuve hermanos mayores, con lo cual los dos éramos huérfanos musicales. Yo apenas si había escuchado algo gracias a mi primo. Me acuerdo de Acariciando lo Aspero, de Divididos, que me habia gustado mucho, con lo cual deberíamos suponer que era un buen escucha en potencia (pienso en ese disco, grabado seguramente en un estudio pedorro, con poco presupuesto y producción, y me rio de los que cuando hablan de su disco lo primero que dicen es que lo grabaron en New York, en Miami o en Londres). También me había prestado algo de Talking Heads, y cuando mi primo me preguntó le dije que me había gustado, aunque ni lo había escuchado. Eso da la pauta de lo nabo que era.

Por todo eso que conté es que no sé cómo llegó a mis manos un cassette de Led Zeppelin. Una tarde, ni bien salimos de Alvarado al 500, pusimos play. En los estéreos viejos, el cassette era chupado de una forma casi violenta, con un sonido mecánico y brusco que hoy produce nostalgia frente a la tímida forma de ingresar del CD y al inclasificable arranque que tiene un dispositivo como el Ipod.

Los primeros dos temas de Zeppelin IV no fallan.  Black Dog alterna la voz de Plant (Hey, hey, mama, said the way you move, gonna make you sweat, gonna make you groove) con un riff de la guitarra de Page que es como un rayo que atraviesa la canción. Después viene Rock&Roll, que no puede sonar mejor. Haber bautizado ese tema con un genérico es una genialidad: porque Rock&Roll, como canción, es todo lo que debe ser el Rock&Roll, como género. El tema tres (The Battle of Evermore) no nos gustó, claro que a esa altura de nuestras vidas no consumíamos drogas y no podíamos terminar de enganchar toda esa cosa lisérgica que hoy sí puedo disfrutar.

Llegamos al cuarto tema. El Borja siempre tuvo poca paciencia, y si se enteraba de que la canción duraba 8 minutos, la hubiera sacado inmediatamente.

El cuarto tema de Led Zeppelin IV es Stairway to Heaven.

Empezó la canción y nos quedamos callados. A los 2.15 Page dice el primer “uhhhh, makes me wonder” y en ese auto no había otra cosa que silencio. Hoy pienso que tendría que haberme prendido un pucho, tendría que haber empezado a fumar en ese mismo momento, aspirar todo el humo aquella tarde mientras mi mano jugaba con el viento. Ya no estábamos en Palihue ni persiguiendo a alguna mina. Eramos dos amigos escuchando una de las canciones más maravillosas de la historia. Eramos dos amigos en silencio, con la cabeza completamente atravesada por la soledad, el sexo, la muerte, la amistad, la desesperanza y la música. Con la angustia de seguir esperando, de nunca saber cuando mierda iba a empezar a cambiar de una vez por todas todo eso que nos estaba pasando.

La batería entra a los 4.18 y a esa altura no podíamos disimular lo que nos estaba generando esa puta cancion. Después vino el solo de guitarra de Page, la última estrofa de la canción y siguieron otros temas maravillosos, como Misty Mountain Hop o Four Sticks. En algún momento volvimos a hablar y nada más volvió a interrumpirnos. Ni siquiera el sonido mecánico del estéreo, que anunció el final del cassette y, también, que algo había cambiado para siempre en nuestras vidas.

rinaldi

25 diciembre 2009

Hoy andaba por la calle y me crucé un tipo muy alto y flaco, trajeado y con cara conocida. Un par de cuadras después me di cuenta de que era El Flaco Rinaldi (Roberto Rinaldi creo) que en los 90 conducía “Los Mejores… de Siempre”. No sé por qué los puntos suspensivos . Se podría llamar directamente “Los Mejores de Siempre” pero no, tenía ese suspenso para darle algo así como prestigio, como cuando se le pone apóstrofe a la rotisería Sergio´s.

“Los Mejores…” (ahí sí me sirven los puntos suspensivos) era un programa bien de cable: flojo de imagen, con reportajes amenos y sin complicar demasiado al entrevistado, y casi siempre había un canje en un restaurant o un bar tirando a medio pelo, en donde transcurría la entrevista. Un mérito del Flaco: los invitados eran figuras. Por “Los Mejores…” pasaron el Enzo, Márcico, Capria, Latorre, Garnero (como verán, todos cracks noventosos). Se me ocurre que era una especie de ESPN estudio con bajo presupuesto. Y diez años antes.

Pero ver al Flaco Rinaldi hoy en la calle no me hizo acordar a nada de lo que puse hasta ahora. Lo primero que evoqué en mi mente fue el clip final que hacían en el programa. Se iban a un parque (cerca del bar en donde se había filmado la entrevista supongo) y conductor e invitado se ponían a tirar paredes. Un  productor hacía de arquero y unos buzos improvisaban el arco. Todo musicalizado con el gran Roberto Carlos y el tema “Amigo”. Un clima gris y pastoso, en donde el invitado ponía sonrisas de compromiso. Sobre el final tiraban unas paredes, hacían el gol, se abrazaban y congelaban la imagen, con un videograph amarillo que decía “Gracias… Enzo” (de vuelta los puntos suspensivos). Y después la imagen se iba con esos efectos preseteados de las máquinas de edición.

motos

15 diciembre 2009

Sentado en la vereda del Café de la Letras, en la calle principal de Pergamino (que no se llama ni San Martín, ni Belgrano ni Sarmiento; la calle principal de Pergamino se llama Julio A. Roca y me pregunto si eso dirá algo eso de la ciudad), mi cerveza baja a un ritmo constante. Son las 5 de la tarde y de a poco empieza a aparecer toda la gente que estaba durmiendo la siesta (o sea, todo Pergamino menos el fotógrafo y yo, que hubiéramos dormido de no habernos levantado a las 12 del mediodía).

Hay una relación aritmética entre la curva de descenso de mi cerveza, la siesta y el calor insoportable que hizo hoy acá. Como no entiendo del todo cómo construir esa relación (aunque sé que existe) me entretengo mirando las motos que van y vienen. Lo primero que pienso es que seguro se venden más motos que cascos. Es más, el doble de motos que de cascos. No usar casco es una locura, aunque también pienso que lo más lindo de andar en moto debe ser el viento sacandote lágrimas de los ojos. Entre todas las motos que vi, una me pareció familiar. De motos nunca supe demasiado, pero esa  que iba y venía era inconfundiblemente una Honda Dax. Teminé por entender que ahora hay Hondas Dax con nuevo diseño, mas o menos como hizo MINI con el MINI y el Escarabajo con el Escarabajo. 

En una de esas Dax que vi pasar, no iba un pergaminense sin casco, sino que el que la manejaba era el Gordo Mayer con la campera cacique roja (roja es un decir, es lo que queda después del rojo y antes del gris), paseando por Pergamino en una calle que ya no era Roca sino que era Cerrito (o Kennedy o Reconquista) y estaba yendo a una heladería que no era más el Café de las Letras sino que le habían puesto Oso Rojo.

Mientras pensaba todo esto me llamaron del diario y me preguntaron por los Pomar. Yo estaba confundido por la nostalgia, pero una buena manera de confundir las cosas es disfrazarse de policía bonaerense. Les dije que no había visto a nadie, pero que por acá en Pergamino andaban miles de fantasmas a bordo de motos Honda Dax y que seguro tenían que ver con la desaparición de la familia. No volvieron a joder.

Cuando el último pergaminense dejó de dormir la siesta, se levantó un viento fresco (o quizás fue al revés, el viento fresco despertó al último siestero) y yo me terminé la cerveza, porque ya no estaba para andar en ojotas. Después me guardé en el hotel, como casi todos los días, pensando en que los chinos deberían inventar unos cascos transparentes, que protejan en caso de caída, pero que dejen al motociclista la sensación del viento pegando sobre la cara.

fichas

2 octubre 2009

Estoy leyendo la novela “La mirada del ciervo”, del escritor bahiense Fernando Monacelli. En mi biblioteca los libros están por orden alfabético, pero ya esoy pensando en una minisección Bahía Blanca, porque se me han juntado unos cuantos títulos: dos de Luis Sagasti, dos de Sonia Budassi, uno de Ignacio Molina y ahora Monacelli.
En la novela, el personaje de Sofía anota los momentos felices de su vida en una ficha, para leerlos antes de ir a dormir y no tener pesadillas.

En la plaza. (1955) Era un domingo papá y yo solos, jugando en las hamacas. Volvimos de la mano cuando ya casi era de noche.

Yo tuve ganas de arrancar con mis fichas hoy, mientras caminaba a contramano por el carril central de la 9 de Julio, con auriculares que tapaban miles de puteadas por la manifestación.

update: acabo de ver “Los Mares de la Luna”, de Luis Sagasti, a 5 pesos. En Corrientes casi Talcahuano, mano derecha.

monos

2 septiembre 2009

Mi tutor me intima a que haga la tesis. Parafraseando al gran “Capé” Sarría (si hay que jugar, juego; si hay que meter, meto; y si hay que gambetear, gambeto), yo lo gambeto y le hablo de los Arctic Monkeys. Y nos colgamos un rato… Chatear por Facebook es horrible. Me viene bien enchastrar el blog con este pedazo de charla asi se borra todo lo ultimo, que me parecía una bosta.

Warning: alguien me dijo que había perdido 5 minutos de su vida leyendo esto que está acá abajo.

Abel
turro, terminá de una vez la propuesta de tesis!!!!!!!!!!!!
01:34Diego
je
si
estaba pensando en ella hace un rato
01:35Abel
andáaaaaaaaaaaaaaaaaaa
01:35Diego
quiero ver la fucking tabla del premundial
no tiene web ese campeonato de mierda
01:35Abel
puertorico2009.fiba.com
01:36Diego
mierda
avisale a google
01:36Abel
para qué querés a san google si tenés a AEZ
01:37Diego
nunca chatie por esta verga
01:37Abel
pero te habrá comido alguna
01:39Diego
eso si
esoy a full co los artic
hoy le peque una buena escuchada
01:39Abel
es realmente tremendo el disco
01:39Diego
es denso denso eh
01:39Abel
Cornerstone es sublime y en general la rompe
sí, pero con más onda esa densidad que la de Radiohead, ponele
01:40Diego
yo sabia que cornerstone te iba a gustar
01:40Abel
por? tan puto me ves?
01:40Diego
si si, densidad con onda
01:40Abel
jejejeje
01:40Diego
densidd con cancheritud
01:40Abel
eso, tal cual
una boludez: fijate que tres de los cuatro pibes se dejaron el pelo un toque largo
01:41Diego
ninguna boludez
me gusta mucho una
01:41Abel
y en el video de pedo se le ve la jeta a Turner
01:41Diego
para, no se el nombre
pero en tres minutos los tipos hacen todo lo que saben hacer
01:41Abel
los demás están ocultándose
01:42Diego
van al palo, la cuelgan, baladean
es un compactito de todo lo que es la banda
01:42Abel
tengo más ganas de verlos en vivo que de ponerla
jejejeje
01:42Diego
la3 o la 4
01:42Abel
tirá un toque de letra
será en la que deletrea? d-a-n-g-e-r-o-u-s a-n-i-m-a-l-s?
01:43Diego
no no
yo no escucho letras
01:43Abel
ah bué
01:43Diego
secret door
01:43Abel
fools on paradeeeeeee!!!!
así arranca. Y después de la piolez, bomba
01:44Diego
y engancha bien con potion aprochin
01:44Abel
bata onda Madchester
01:44Diego
y me gustam ucho la ultima
para mi es muy importante el ultimo tema de un disco
01:45Abel
Potion Approaching es re Kanishka, la tenés, la de Los Brujos? El comienzo es parecidísimo
01:45Diego
si
la ultima tiene una dimension como epica que me parece genial
por el minuto 3 o 4
01:45Abel
“Las manos del joyero”, un gran título
y a mí me queda como primera en el player porque pinto, copio y pego
01:46Diego
mmm
01:46Abel
como épica, sí, sí
01:46Diego
feo eso
porque es para cerrar
01:46Abel
tenés razón
01:46Diego
no vi el booklet, pero la voz de josh homme anda por varios temas
01:46Abel
pero me da paja arreglarlo
01:47Diego
es un genio el chabon
esta en mi top 3 con Noel y Dave Grohl
01:47Abel
no sé si genio, pero es un grosso
01:47Diego
de superrockstar heroes
01:47Abel
jajajajaja
01:47Diego
genial
01:47Abel
mi top 3: 1) Morrison, 2) Morrison, 3) Morrison
01:48Diego
al minuto 3.10
piel de gallina
01:48Abel
estoy muy cabeza de termo
de cuál?
01:48Diego
la 10
tu 1
01:48Abel
sí, sí, esa batería in crescendo te parte!!!!
01:49Diego
ahora que me decis morrison hoy en un tema esucche un poco la voz morrisoniana
pense en comentartelo pero no se bien que tema es
01:50Abel
ah, esa no la pesqué
01:50Diego
a ver, ya lo saco
01:50Abel
dale, me intriga
01:50Diego
para
era opr el final, porque estaba llegando a casa
01:52Diego
mientras te digo que los Arctic del anteriro disco no me cabe mucho
en Pretty Visitors por ejemplo
tienen momentos de electrosacudete rock
01:52Abel
a verrrrrrrrrrrrrr
01:52Diego
pero estan mezclados con density ahora, en el mismo tema
lo cual zafa
01:53Abel
el organito del comienzo también es muy Madchester, onda Inspiral Carpets
01:53Diego
si
gran organito
01:53Abel
qué Monkeys de qué disco no te gustan?
01:53Diego
los primeros
mas chingui chinqui
primer disco
01:53Abel
andá
01:53Diego
no escuche el segundo casi
y para mi las manos del joyero es medio morrisoneana al principio
01:54Abel
para mí son espeluznantes los dos discos, muy power, energéticos sin violencia rockera al pedo
01:55Diego
me encanta como canta el pibito
eso si
Turner es??
01:55Abel
ufffffff
sí, Alex Turner
01:55Diego
mucha personalidad la vocecita de hombre qe tiene
y es un purrete
01:55Abel
y el fraseo es tremendo, nunca canta “normal”
prestaste atención?
01:55Diego
fraseo
exacto
estaba buscando algo asi como para poner
dice bien las palabras
01:56Abel
ni hablar, British pero del interior!
pero a lo que iba es a que el chabón casi nunca canta como cualquiera cantaría al leer la letra
tipo: mete las pausas más insólitas y pega palabras como loco
entonces es bastante difícil seguirle la letra
se entiende?
01:57Diego
si claro
01:58Abel
por momentos recita, el hijo de puta
01:58Diego
para mi lo mejor de la banda es haberse animado a meter el cambio de frente, en vez de haber repetido la formulita que ya los habia convertido en top
reformaron la forma de hacer musica
01:58Abel
TOTALMENTE
01:58Diego
bien, aplauso pibitos
01:58Abel
coincido 100%
se reinventaron sin perder nada de calidad y contundencia
ESO es ser bueno en serio
pienso en la apuesta de The Soft Parade de los Doors, más sinfónico, y el golpe a la mandíbula luego de L.A. Woman
esa rusticidad glamorosa y despampanante
02:00Diego
el corte es fantastico
lo estoy escuchando ahora
te da miedo y despues largan al estribillo
02:01Abel
qué corte? yo también lo estoy escuchando as we speak
02:01Diego
y canta como decias vos
cryin lightng
lost de uooo
neva los de uoooo
02:01Abel
temón
02:01Diego
si
el solo de viola es genial
cortito
pero genial
02:02Abel
el bajista en ese tema, MAMADERA!
02:02Diego
voy a mear
02:02Abel
ok
02:04Diego
el de dangeorus animals tambien
van pappapapapapapapa
todo el tema
02:04Abel
seeeeeeeeeee
02:05Diego
y el chabon como rapeando arriba
es un rapeo con estilo
porque los fraseos son a la que te criaste
02:05Abel
ojo, para mí hay una marca de estilo ahí eh
digo: no creo que sea sin querer, ni a palos
02:06Diego
obvio
02:06Abel
por ejemplo, ponele que el pibe quiere decir algo y no le da la rima: se recontracaga y dice lo que quiere decir, a veces
02:07Diego
y debe ser medio asi, si
02:07Abel
y se va de largo de manera imposible: hay líneas que NO CABEN y el quía las mete igual
probá leyendo la letra y tratando de cantar a la par. Vas a ver que le pifiás seguro, por más que hayas escuchado mil veces el tema y que sepas una tonelada de inglés
02:09Diego
y por ahi en el verso siguiente canta re tranqui
justo estoy escuchando un tema asi
secret door
02:11Abel
claaaaro! es tremendo: la pesadilla de las quinceañeras que te cantan todo, jejeje
02:11Diego
che todo este coso que hablamos merece un lugar en el post del blog

Irlanda

11 julio 2009
http://www.divshare.com/download/7887073-3f6

Me gusta esta canción, por oscura y emotiva.

Update: hace meses que quiero poner música acá. Y ahora que pensé que lo había logrado, este coso no anda.

héroes

3 junio 2009

Me gusta que un tipo pueda hacer esto. Y también esto. Y en el mismo disco.

También me gusta como canta y como toca la batería. Y como se cuelga la guitarra. Y que escupa cuando canta a los gritos. Y los videos que hace con su banda.

soma

1 junio 2009

Soma. Me gusta. Suena bien. Es simple, compacto, sonoro, contundente, sofisticado. ¿Pero qué es? Hay varias definiciones. En griego, soma es cuerpo. En Soma está el mausoleo donde fue enterrado Alejandro Magno. Soma es también un tipo de harina gruesa y la sigla del Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias. Soma es una canción de los Smashing Pumpkins y también otra de The Strokes. Es el Dios de la Luna en la mitología hindú y el nombre de un club nocturno de la Capital. Soma es todo eso y también es la droga que aparece en la novela “Un mundo feliz”, de Aldous Huxley. Los protagonistas tomaban soma para evitar la tristeza, la angustia y la desesperanza. “Tiene todas las ventajas del cristianismo y del alcohol, pero sin sus efectos secundarios”, escribió Huxley. En sus manos, hay una nueva definición para soma: es un producto realizado por los alumnos del seminario de revista de la Maestría en Periodismo que dan el diario Clarín y la Universidad de San Andrés. En la novela, un gramo de soma era suficiente para curar diez sentimientos melancólicos. No hay garantías de que una dosis completa de Soma (48 páginas de periodismo, investigación, entrevistas, humor, deportes, sexo, música, religión, literatura) tenga efectos sanadores. Pero sí tenemos la certeza de que en Soma hay historias de felicidad y de tristeza, de muerte y de resurrección, de locura y de sexo. Buen viaje.

Editorial de la Revista Soma que publicamos con los muchachos y muchachas de la maestría, en diciembre de 2008.