dolina

26 noviembre 2010

Beto Casella le pide a Dolina que recomiende libros a los chicos. Y Dolina dice:

Muy interesante es Woody Allen. Ha escrito algunos libros, desde luego no es un escritor pero sí un artista interesante. Y los libros son una buena puerta de entrada al pensamiento y a la complejidad. Son graciosos, se leen facilmente pero tambien dejan entrever la existencia de un mundo de mayores complejidades. “Sin Plumas” por ejemplo –acota Casella–. En otro orden de cosas, prueben con algunos cuentos de Borges. Que prueben con algunos cuentos de Ficciones, yo diría “La biblioteca de Babel”, “La lotería en Babilonia”. Cuentos breves que te dejan perplejos, que se dejan leer. Mentira que Borges tenga una estilo oscuro. El estilo de Borges es clarísimo, lo que son complicadas son sus ideas. Pero me parece que esos dos cuentitos, que son muy breves, pueden despertar en el joven o anoticiarlo de que hay un mundo complicado pero además divertido. Sabés lo que hay que decirles a los chicos, que no se les dice mucho, que el tipo que lee tiene mejores posibilidades de levantar buenas minas. Y eso no se lo dicen nunca. Les dicen “bueno, que la formación, que el país te necesita”, lo cual es cierto. Pero también es cierto que mejores placeres te aguardan. Serás mejor para recibir y dar placeres. El tipo que lee se pone más complejo, más complicado. Se necesitian más bits para describirlo. Y entonces es capaz de recibir también placeres más refinados. Desde luego me parece que goza más un joven estudiante de 25 años que una cucaracha. Así que cuanto más compleja es la organización mental, mejor, más placentero son los goces. Una mina que viene y porta un lomo estupendo, está fenómeno, pero si además, a los diez minutos, no te digo que empiece a decirnos las capitales de europa, pero que uno descubra además una complejidad, una pimienta del espíritu, ahí uno cae rendido… Así que conviene leer, conviene leer, sí.

Anuncios

paul

12 noviembre 2010

Cada uno de los 45 mil que estamos en River lo vemos en un tamaño diferente. Para mi Paul es apenas una falange, aunque las pantallas me lo devuelven con una nitidez total (por ejemplo, alcanzo a percibir la textura de su camisa, que debe costar más o menos lo mismo que el precio de la entrada en primera fila). Para los que están en el vip (la mayoría famosos o tipos que tienen la guita suficiente como para pagarse un viaje y ver a Paul en el Madison Square Garden) el show viene siendo un poco más entretenido, le gritan cosas y él responde, hay más química aunque la cosa está lejos de ser un pogo hecho y derecho.

Pero cuando el tipo se queda solo en el escenario y toca Blackbird con su guitarra, el show se vuelve para todos el mismo. De repente la escena que vemos de Buenos Aires es hermosa: hace frío pero al menos hay una luna bastante decente, y algunos edificios asoman por encima de la tercera bandeja. Por allá está el tipo falange que canta una estrofa que no sabemos muy bien que quiere decir, pero hace que Lala apoye su cabeza contra el hombro de Antonio, como si volvieran a ser novios, y así por miles, en el vip o donde sea. Blackbird singing in the death of night son apenas dos minutitos que nos dejan blanditos para cuando Paul anuncia que va a cantar una canción que hizo para John. Entonces arranca Here Today, y cuando dice la frase “if you were here today” pienso primero en John, obviamente, y después en la muerte, porqué la muerte y porqué hay tipos como Mark David Chapman, en todas las personas que ya no están, y en los que están a seicientos y pico de kilómetros, siempre en el corazón.  Así, mientras el tipo sigue cantando su canción y  la noche sigue siendo hermosa, inolvidable.

québec4

25 octubre 2010

El último día fue el más productivo, a nivel trabajo y a nivel turismo. A la mañana justo encontré un artista argentino que estaba exponiendo una instalación sobre Borges. Nacido en Necochea, después cordobés y finalmente radicado en un pueblito a 80 km de Quebec. José Luis Torres, macanudo, con acento cordobés adentro del francés.

Después hable con Dominique, la que yo hasta ahora pensaba que era una prensera un poco insoportable que me perseguía todo el tiempo. Me esperaba en un sillón, como para una entrevista, y después en ese diálogo me fui dando cuenta de que Dominique era ni más ni menos que la directora del festival. Interesante charlar con ella, sin querer me enseñó algo. Le dije que la casa de El Aleph  está a media cuadra del diario, en Tacuarí y Caseros. Que eso para mi representaba algo que seguramente era diferente para ella. ¿Qué era lo que veía en Borges un quebecoise? (hermoso gentilicio tienen en quebec). Y me dijo algo bastante general, que por supuesto no habia en Quebec placas que sí debía haber en Buenos Aires, del estilo “acá Borges se sentó a tomar un café y escribió tal obra” (Lovecraft sí escribió mucho sobre Quebec) pero que sí había en los textos algo que ellos podían ver. Que los primeros años de Buenos Aires relatados por Borges tienen mucho en común con la colonización en Quebec hace 400 años. Lo que me enseñó Dominique es que uno es un idiota que cree que Borges es más argentino que de otros, pero eso es una estupidez, Borges a lo sumo será un poquito de María Kodama (encantadora, compartí con ella cena y desayuno) pero en realidad es de todos, Borges es unan pelota de basquet naranja que cada uno lleva como quiere hacia el aro.

A la vuelta volví con 4 boxeadores que habían peleado ese fin de semana en Canadá. Los 4 perdieron por KO y a uno de ellos se le notaba en la cara que la había pasado mal. Viajaba un manager de manual, un poco grasa pero también muy atento con sus pupilos (a uno le llenó el formulario de migraciones, a otro le decía que se cuidara con el peso). Y la mujer del manager también era de cuento. Una onda Beatriz Olave (la mamá de Rodrigo) con implantes generosísimos. Pero bueno, esa es otra historia.

québec3

19 octubre 2010

Uno de los días me tocó bastante feo, con el frío habitual para esta época (no más de 10 grados), pero también lluvia y viento. Creo que la térmica no debía superar los 5 grados, pero ahora que escribo térmica me doy cuenta de que no vi en ningún lado eso de la térmica, me parece que es otro chamuyo de los meteorólogos argentinos. Acá están todos preparándose para el invierno que se viene. El negocio The north face es como Havaianas en Brasil, funciona a pleno. Además los accesorios (gorros, guantes, bufandas) tienen onda, son coloridos. Se ve que tratan de darle algo por ahí. También pasé por una pista de patinaje sobre hielo y me quedé un rato para ver si se caía alguien. Me impresionó un nene de no más de 4 años, al que la mamá le había puesto un casco. Me pareció una exageración pero después entendí porque. El pibe era un kamikaze, que se caía, se levantaba, se sacaba el calzón del culo y le volvía a dar, un jugador de hockey en potencia, incapaz de llorar a pesar de que tenía la cara roja por el frío y las rodillas que ni te cuento. Del patinaje sobre hielo me impresionan dos cosas: la posibilidad siempre presente del esguince de tobillo (no confio mucho en esas botas), y después caerme y que otro patinador me pase por encima de los dedos. De todas maneras vi parejas patinando a la par y me pareció un lindo paseo para hacer con sol (y con Sol).

Me quedé bastante en el hotel y por eso pensé cosas indoor, que se me podrían haber ocurrido en cualquier otro lugar del mundo. Por ejemplo, el cartel de las toallas. Por favor, para ahorrar agua no utilice todas las toallas que tiene asignada en su pieza. What (decir ¿Hello? Me parece horrible; también vi Internet un ratito de Dtope y Marquitos Balsamello, ex escuela 7 y vecino del barrio en Bahia dice Jesus, léase Chisus, muy gracioso). Ok, las toallas. Me decís que ayudo al mundo usando menos toallas. O te ayudo a vos, maldito Hilton, a gastar menos agua. No en mi nombre, ok? No me vengas con pavadas. Lo mismo cuando te ponen el cartel en los baños y te dice que con dos papeles es suficiente para secarse las manos. Me estás cargando? Para mi que ese cartel lo ponen los mismo dueños de esas empresas, porque de bronca la gente usa más de dos y entonces son ellos los que facturan más. Además, de última si queres reducir el uso de papel no sé, prohibí los diarios y listo, me parece una alternativa mucho más saludable.

Cuestión que estuve todo el dia encerrado hasta la noche. Salí a comer solo y reincidí con la sopa de cebolla, que acá viene con una especie de tapa de queso, como si tuviera instalada una provoleta encima. A la salida, seguía lloviendo y seguía ventando, pero ya estaba un poco autista de andar pensando solo así que caminé un poco detrás de una música que llegaba desde algun lugar más o menos cercano. Era un recital al aire libre, con un power trio bastante ganchero y un francesito que cantaba a los gritos, un poco punk pero prolijo. En la plaza habían instalado dos tachos de 200 litros (siempre que pienso en estos tachos me sale automático que son de 200 litros, aunque después pienso sino será mucho 200 litros, si lo estaré evocando bien) y habia como dos fogatas para dar un poco de calor. Despues me dijeron que ese día era el Homeless day, una actividad que se hace en varios puntos de Quebec para que la gente sienta un poco de empatía con los homeless. No había demasiada gente, quizás porque el día era justamente de lo más empático posible. En criollo, un frío de recagarse y poca gente con ganas de sentir lo que debe ser vivir en la calle. Me volví al hotel después de tres o cuatro temas, tarareando un estribillo que había gritado el francesito.

québec2

16 octubre 2010

 Viajé con Inés y Sebastián, campeones mundiales de Tango. Ella, una morocha intimidante que anda cerca de los 30 y ya sabe lo que es usar su pasaporte. El, edad escolar y no muchos intereses más que River y el tango, en su primer viaje fuera del país. Después de haber ganado el mundial, les esperan varios viajes más. Ni bien vuelvan a la Argentina salen para Brasil, después Europa y para cerrar un mes en Japón, China y Corea.

Cuando actuaron me pidieron que los filmara. Ellos todavía no lo deben saber, pero se me hizo dificil cumplirles. Primero porque mi pulso es muy malo, asi que debe haber quedado como un baile visto desde una 4×4 subiendo la Sierra de la Ventana. Y segundo porque mientras filmaba no podía disfrutar de verlos bailar. Me sentía como esos nabos que se pasan el recital entero filmando a su artista favorito, lo tienen ahí a un metro y prefieren filmar y no ver. Entonces cada tanto sacaba la vista del monitor para ver como Sebastián dejaba de ser ese pibe un tanto infantil y excitado con todo lo nuevo que veía a su alrededor y se convertía en un varón. Creo que nunca usé la palabra varón con más exactitud que esta.

Cuando bailan es Sebastián el que intimida y el que seduce a Inés, y a todos los que lo estamos viendo. Sebastián ahí en la pista es el padrillo campeón, te mira y te achicás, quiero pedirle perdòn ahì mismo por haberlo subestimado, que ganas de ser al menos una vez en la vida como Sebastián, llevar la pilcha como la lleva él, y dominar ese arte,dosificar la fuerza, convertirla en suavidad cada vez que se me de la gana, Sebastián Samurai la pasea así a Inés por toda la pista, fuerza armonía suavidad, la puta madre, que lastima me da sentirme tan lejos del tango.

Ahora vienen ellos y me preguntan que tal me salió la filmación y yo les digo que me encantó verlos bailar. Pero la verdad es que el video debe ser una cagada, todo fuera de cuadro, y los culpables son ellos por bailar tan maravillosamente bien el tango.

québec1

15 octubre 2010

Resulta que un día entré al blog y dije, hasta que no me inviten a Québec, no escribo más nada acá. Y no va que me invitan a Québec. Así que acá estoy, cumpliendo la promesa. Iba a escribir algo en Twitter, que es un poco el responsable de haber abandonado este espacio, pero después me agarró como un odio al twitter, porque es una herramienta que mata al relato, lo aniquila, lo deja pelado, así que de un momento para el otro me agarró un odio al Twitter que me dieron ganas de anunciar que nunca mas voy a escribir en esa mierda anoréxica. Update: aporta mi amigo Agustín Borgarelli psicólogo full time y personal trainer, en la anorexia se degrada el deseo a la necesidad, necesidad de un objeto alcanzable.

A Québec viajé por Air Canadá, una aerolínea en la que si vos pedís pasillo te dan ventanilla. Así pasó en los tres tramos del vuelo: BA Santiago, Santiago Toronto, y Toronto Quebec. En algún momento llegué a pensar que me había equivocado yo, que pensé pasillo y dije ventanilla. Pero después entendí que eso no es posible. Pasillo o Ventanilla es como River o Boca. Y yo soy de River y del pasillo. Si a Barreda le preguntaban entre el asesinato 2 y el 3 si él era de pasillo o ventanilla hubiera respondido bien, y después hubiera seguido cargándose a las que le decían Conchita.

Por eso estoy pensando qué habrá pasado amigos. Otra cosa que me reventó de Air Canada es que no me dejaron pasarme a los asientos libres de la última fila, porque los terminaron usando las azafatas para dormirse una siestita. “Why i cant pass to the back”, le dije con el inglés todavía duro. No no no, you cant. Ah, no, la bronca que me agarré unas horas después cuando vi que estaban todas ahí despatarradas. Yo pago una luca verde y no me dejás pasar y vos que encima te pagan terminás durmiendo en el vuelo. Es mas, no soy yo el que paga la luca verde, sino el gobierno de la ciudad, o sea que te estás cagando en toda una ciudad. Me dieron ganas de agarrar el bombo peronista y armar un quilombo ahí mismo, en el inglés del gordo Casero, y decirle, you ar injust, i have to despatarreit my body, madre que te parió.

Como no me podía dormir me puse a ver una peli. Elegí Invictus, la que recrea así como un flash y a los pedos la vida de Néstor Mandela. Mamita, esos sí que son líderes, sin resentimiento ni nada, mentendés lo que te quiero decir no? La película es malísima, la escena de la final dura como 20 minutos y al final tiene la escena que no pensé que se iban a animar a poner. Ganan la final y el blanco y el negro se miran como para abrazarse y al final ponen una cara como que “ma si, yo me abrazo, que tanto apartheid”. Creo que Cris Morena lo hubiera hecho más sutil. Ojalá que cuando Flor filme la peli de sus padres no caiga en estos lugares comunes. Me decepcionaría completamente.

sarlanga

21 agosto 2010

No sé por donde empezar a contar esta historia. Quería arrancar por lo increíble que es youtube pero ahora, con el correr de las horas, me doy cuenta de que eso es apenas un detalle.

Empezó el jueves a la tarde. Estaba en el diario y de repente se  me vino la palabra Ferragosto a la cabeza. El Ferragosto,  así creo que me vino, con el artículo y todo. A veces me pasa, que me levanto con una frase o una palabra. Son esas cosas que uno no las dice nunca y piensa que son únicas, pero quizás nos pasen a todos. Que arrancas la mañana con “colchoneta verde”, o que te estás tomando un café y de repente te aparece “Medina Bello”. Yo vivo mucho con eso. A mi me pasan cosas adentro del cuerpo que no sé si les pasan a todos, ruidos raros, suspiros, pensamientos, asociaciones, delirios, cosas que me asustan y cosas que me emocionan y que no las sabe nadie. Se quedan conmigo la mayoría de las veces. Pero a veces aparece Ferragosto y me conmueve de tal manera que necesito venir a contarlo acá, despues de mucho tiempo en que no escribía nada.

Ferragosto era el nombre de  un padrillo que competía con los caballos que tenía mi papá, a finales de los 80. Y como boludear en Internet es mejor que trabajar, empecé a buscar los nombres de caballos que me acordaba:  Americana Neo, Utrero (que era otro de los caballos del viejo), El Golpe, Pitufina (una yegua muy mala del escribano Galmarini; los hijos del escriba le daban esas pastillas blancas de menta  y después la yegua salia siempre última).

Después busqué jockeys, aunque solo  me acordaba de dos:  Juan Zarrazabal y el corchito Zaicovsky. Creía recordar que el corchito era en realidad Cochito, y que Zaicovsky era Jarcovsky. Lo único que tengo claro es que era petiso y ruso. Y que yo aprendí (o perfeccioné) la lectura y la memoria leyendo el programa con las carreras de caballos del Hipódromo del Club Argentino. Mi viejo estaba en la comisión directiva de carreras y entonces yo tenía free pass para todo. Entraba y salía de cualquier lugar como si tuviera las pulseras de plástico que te dan ahora para ser vip. Veía las carreras desde el lugar en donde las relataban. Creo que al relator le decían Virola, o Bedoya, o algo así. Pero arrancaba  con B y tenía seis letras, tres pares de consonante-vocal.

A ver, decime las chaquetillas, me decía Varela. Y yo arrancaba. Uno, blanca, dos colorada, tres negra, cuatro, verde, cinco, azul. En los hipódromos más grandes, cada stud tiene sus colores y los usa para correr, como si fuera un club de fútbol y su camiseta. Pero en las carreras de Bahía Blanca y la zona, las chaquetillas eran fijas. Si corrías con el número uno te tocaba blanca, dos colorada, tres negra… y así Virola chequeaba la memoria de un nene de ocho años, rubio corte taza, poca calle y mucho interés por las cuestiones ajenas a mi clase, a pesar de lo que dijera (y aún dice) mi mamá.

Pero el nombre que tenía que buscar era Sarlanga. Mi papá una vez se compró una yegua a la que bautizaron Sarlanga, como el jugador de Boca de los años 40, Jaime Sarlanga. Incluso mi viejo ha comentado acá con ese seudónimo, porque en realidad, La Sarlanga, así con artículo femenino, es el amor de la vida de mi padre. Y gracias a Google, a Youtube, y a la gente que pasa videos de VHS a digital, y que los sube a Internet no entiendo muy bien porqué, encontré esto.

“hijo de p … de donde lo sacaste, dice mi viejo. Y arranca el relato. “Vos sabés que alegría ese día. Dios mio cuanta felicidad. Ese día y el día de Santa Rosa, bah ya hasta creo que me puedo morir tranquilo. Qué gloria”. Gloria dice mi viejo. Ustedes ven lo que es ese hipódromo, en Tornquist. Una carrera de caballos en la que corren tres y gana uno, 33% de chances para cada uno. Y mi viejo dice Gloria. Y yo  le creo. Imaginate el que gana el Pellegrini le digo. Y después me corrijo y le digo que quizás que el que gana el Pellegrini no está tan feliz como estaba él ese día.

Retomo lo que me cuenta, vía msn. Son frases de cuatro o cinco palabras, que aparecen una atrás de otra, a un ritmo desaforado, como si hubiera tomado cocaína. “Cuando entran a la gatera, el corazón me empieza a latir cada vez mas rápido, yo decía que larguen de una vez porque me voy a quedar acá seco, las manos me transpiraban, no quería que me hablaran ni que me tocaran, ese medio minuto debe haber sido el mas largo de la historia, cuando pasan delante mío, el caballo adelante, pero la yegua venia con todo el tuco, las orejas paraditas, sin pegar, el otro jockey mirando al costado, es todo eso que te hace pensar, sumando datos, que lo tapaste, el fallo tardó como 15 minutos, casi empiezo a fumar otra vez, cuanto más tarda más posibilidades, porque el fallo era ventaja mínima, para uno o para otro, cuando sale el chico a poner el nro del ganador, escucho que le dice a Mario, esta es para vos marito, y volcó el nro 4 en el tablero, vos no te imaginas el griterío, los abrazos las risas los whiskys, que felicidad…”

Marito es Mario Otero, el cuidador de la yegua, de bigotes que aparece por ahí en los festejos. Mi viejo es el de boina, con pañuelo colorado. Por ahí también está Raúl Vicente Galmarini, el mejor amigo de mi viejo, allá en el 89 y también ahora, en el 2010. Al final levantan una copa, y parece que han ganado la Champions League. A mi viejo le organizan el protocolo para la foto, igual que pasa acá en Buenos Aires, cuando los fotógrafos le indican a un diputado o a un senador, mirame, agarrala, ahí, saludalo, para acá, eso. Y dicen al final: “Buena, Geddes, buena”.

Me acuerdo esa semana, de andar con mi viejo en el auto y él parando cada dos minutos a la conocidos que veía por la calle (en Bahía uno puede estar todo el día dando vueltas en el auto y encontrándose conocidos) y les decía. “vos que sabés de caballos, quién gana acá” Y le mostraba la primera foto, a cinco metros del disco, y la Sarlanga perdiendo por un pescuezo. Y en la foto siguiente, la Sarlanga adelante, por el hocico, como el Diego metiendo el puño y ganándole en el salto a Shilton. Y así una y otra vez. Mi viejo arriba de un Renault 11 azul y las fotos ahí adelante, para cualquiera, para el que las quisiera ver o para el que no, mi viejo en la cima del mundo, recién divorciado eso sí, pero con la Sarlanga adelante, arriba, ganando, campeona, en la gloria de todos lospueblos de la zona: Tornquist, Santa Rosa, Macachín, Bahía, volteándose a todos los padrillos que se le pusieran adelante, la Sarlanga, zaina hermosa, trenzas en las crines como el negro Tevez, goleadora, campeona, reina de los corazones de todos sus dueños, amor eterno a ese apellido vasco que todavía se me viene a la cabeza para decirme que en la vida hay que hacer lo que uno siente que tiene que hacer, como tener caballos de carrera y correr en cualquier puto lugar del mundo, para sentir la gloria, aunque sean dos o tres momentos en toda la vida, pero decir la gloria y sentir que sí, que uno la tuvo dos veces en la vida.

Después se llevaron a la Sarlanga a correr a Buenos Aires, que es como cuando un futbolista se va a Europa. Y ganó tres carreras, acá en Palermo, entre todos los caballos más grandes y mejor entrenados, hasta que el hijo de puta del gringo Bortulé, Elvio Bortulé, el rey de la recta, y el rey de los hijos de puta, la mandó al bombo en una carrera y la trajeron de vuelta para el campo, en San Blas, al sur de la provincia de Buenos Aires.

Un día lo llamaron a mi viejo y le dijeron que la Sarlanga se había matado. Así se lo dijeron. Que se había matado, como si la yegua hubiera agarrado un chumbo y se hubiera pegado un corchazo en la sien. Se había disparado, dijeron, así le dicen cuando un caballo se escapa. Y que  en una maniobra que todavía nadie podía creer, la yegua se pisó la rienda y se desnucó. A mi viejo le dijeron de todo. No seas boludo Ruso, es mentira que la yegua se mató. Le dijeron que se la había afanado Mario Otero y que la hacía correr con otro nombre y seguía ganando guita en la zona. Mi viejo siempre tuvo dudas, pero decidió creer la versión de la Sarlanga muerta.

Ahora me sigue chateando. “La verdad fueron dos años inolvidables. Por eso yo siempre digo que los caballos me dieron más felicidad que las mujeres, y menos hinchadero de pelotas. Bueno, te dejo, la abuela está deshidratada y con muchos globulos blancos (tiene 99 años). A la noche te llamo. Beso y gracias por los recuerdos. Es como si lo hubiera vuelto a vivir. Te quiero mucho”. Yo también.

mundial9

14 julio 2010

Sudáfrica. Fútbol. Vuvuzelas. Jabulani. Mandela. Dios. Heinze. Pizarrón. DT (Diego Técnico). Messi. Obelisco. Cábalas. Higuaín. Vuvuzelas. Azules. Grecia. Palermo. Saga. México. Dejavú. Tévez. Más obelisco. Gordismo. Chamuyo. Sudámerica. El pulpo Paul. Alemania. Mascherano. Soledad. Klose. Clase. Yuastaiguer. Dejavú. Silencio. 2014. Fin.

Arbitros. Fair Play. Línea. Suárez. Uruguay. G(h)ana. Vamorarribalaceleste. Vuvuzelas. Felipe Melo Dios. Robinho. Felipe Melo malo. Avión. Naranjas. Van Bien. Bielsa. Cuclillas. Cruz. Forlán Toro. Forlán Nara. Final. Europa. Karatecas. Robben no. Iker Casillas sí. Sara Carbonero también. “Madre Mía”. Del Bosque. Guardiola. Catalunya. Iniesta. España.

mundial8

5 julio 2010

Lo mejor sería decir que después de lo del sábado el fútbol pasa a estar en la lista de las cosas que no me importan para nada. Sería lo más fácil. Como decirle a alguien que te está puteando que no hablás castellano. Pero sucede que antes de los del sábado estuvo lo del viernes. Y lo del viernes fue la prueba viva de que el fútbol es un deporte hermoso, en donde se pone a prueba la épica, el coraje, el compañerismo, la solidaridad, la magia, la estética y muchas otras cosas.

Vi el partido Uruguay Ghana en la embajada uruguaya, rodeado de gente de lo más bizarra: desde hinchas comparables a un argentino, muertos de nervios y angustia; o Carlos Perciavalle, que parece que es algo así como la cábala oficial, todo colorado y al borde de un ACV; hasta viejas que no habían visto un partido de fútbol en su vida y no se daban cuenta si la pelota entraba o no, gritando gol cuando la bola pegaba al costado de la red.

Y pasó de todo. Un arranque en desventaja (superar una adversidad, lo dije hace rato por acá, algo que Argentina nunca había sufrido y que al cabo nunca pudo hacer), empate del novio de Zaira con un jabulaniazo, y la maravillosa doble atajada de Luis Suárez (son dos los tiros que tapa, el primero con la gamba y el otro con la mano), en el último minuto del alargue. También es justo decir que bardié a Suárez en este espacio y el tipo hizo una de Palermo, épica por donde se la mire. Ahora tiene una fecha de suspensión, pero ojo si pasa Uruguay y después en la final termina de escribir la historia. Muchos dicen que el héroe fue Abreu, pero para mí eso de picar la pelota solo lo pudo hacer porque en Ghana no hay videocaseteras.

Ese mismo viernes, Brasil se quedó afuera en un partido inexplicable. Después del primer tiempo parecía que iban a ser campeones caminando pero se quedaron sin nafta, se apagaron, no tuvieron delanteros cracks que hagan tres goles en el primer tiempo y se quedaron afuera.Tiene el mejor arquero de su historia, la mejor dupla central, pero le faltaron Romarios, Ronaldos, Ronalditos, y todas esas bestias que llevan a los mundiales. Pensé que Luis Fabiano iba a estar a la altura, pero Dunga Dunga imitó a Bielsa en el 2002 (cuando hizo Crespo x Bati cuando había que ir a buscar el resultado) y ni siquiera lo dejó hasta le final del partido. Tampoco pudimos ver si Julio Baptista podía probarse el traje de héroe. Holanda (otro candidato señalado aquí) con poquito, los mandó a pensar en el 2014. Todo el mundo dice que Brasil gana su mundial caminando, pero yo ya me animo a decir que no, que ojo con la presión que van a tener por ser locales. Puede sonar ridículo, pero ya me imagino a Argentina como protagonista en ese mundial.

Volveremos a ser campeones, como la primera vez”, gritaban los uruguayos en la puerta de la embajada. Yo les tengo todo el amor del mundo, pero no puedo hinchar ni hacer fuerza por ellos. Nunca podría imaginarme gritando “Argentina nomás”, como hacen ellos con el “Uruguaynomá”. Para mí, el mundial se terminó el sábado. Y Uruguay ya demostró que solo se las arregla muy bien.

mundial7

30 junio 2010

Estoy cagado pero con confianza. Parece que hay un pulpo que hace pronósitcos, pero que yo sepa para lo único que sirve un pulpo es para hacer paellas. Si hay que perder prefiero que nos rompan bien el orto. Penales de nuevo no lo podría aguantar. Y tampoco voy a poder soportar la catarata de columnas de los marcosaguinis elogiando la firmeza y la disciplina alemana por sobre nuestra improvisación y nuestro desorden como país. El fútbol como metáfora de la realidad de un país es pura merda.

No vi a ningún alemán durante el partido admitiendo que el gol de Lampard entró, se hicieron todos los dolobu. Vi a muchos suizos haciendo tiempo, simulando infracciones y pegando patadas, será la meca del bueno comportamiento pero en este mundial no lo demostraron. Francia entró al mundial con un gol con la mano y nadie dijo nada, Pin, mano de Henry, adentro y a llorar a los ñoca. Y además es pura merda también que ese equipo es alemán: hay turcos, polacos, ghaneses, brasileros y uno solo que se llama yuastaiguer, y que ya estuvo boconeando estupideces.

Más respeto viejo, que nuestro DT es el ícono del fútbol bello. Nuestro pequeño gurrumín número 10 es el único de los superstar que ha estado a la altura de su reputación. Nuestro número 9 es por ahora el goleador del mundial y con un partido menos. Nuestro número 5 empieza el partido afeitado y lo termina con barba. Más respeto, carajo. Y pido por favor que no pase lo del 2006, cuando terminamos con Messi en el banco y Cruz entrando para tener “presencia en el juego aéreo”. Hay que jugar la nuestra viejo, con los pastores en la cancha y los jonases en el banco, que joder.

Del resto opino rapidito: Uruguay Ghana es un partido increíble para esta instancia, en donde hincho obviamente por vamoarribalaceleste. No confiaba mucho en Luis Suarez pero me tapó la boca con dos goles (uno golazo) en octavos. “Uruguaynomá” dice Tabarez cuando grita el gol y funciona como un antídoto para que por fin pueda abrir toda la boca.

Brasil Holanda es un gran gran gran choque. Obvio, Brasil es favorito siempre y ahora lo parece más que nunca, porque tiene arquerazo y defensa top, pero bueno, cada tanto pierde y tiene enfrente a un rival de mucho cuidado. En Brasil vi por lo menos cinco jugadores que son mejores que Cristiano Ronaldo (Echarri tenía caspa mucho antes que vos). Ah, en Holanda también hay otros dos mejores que el gil este: Sneijder y Roman Iucht Robben.

Paraguay España está en la misma sintonía. Los gallegos son favoritos pero en algún momento deberían asustarse un poco (aunque por ahí eso ya pasó durante la primera ronda). Paraguay parece haber conseguido su mejor rendimiento algunos meses antes del mundial y hasta ahora no asustó demasiado. Y su mejor jugador está en el Fleni.